• RSS
  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter

Anestesia

Posted by Mujeres De Unción August - 7 - 2013 0 Comment Imprimir

imagesTodos sabemos o hemos oído alguna vez que la anestesia se usa para dormir el dolor total o parcialmente de alguna parte de nuestro cuerpo del cual requiera algún arreglo o de algún tipo de cirugía medica, ya sea administrada por medio de una inyección o mediante la inhalación de gases o vapores que afectan el sistema nervioso de varias formas al bloquear los impulsos nerviosos y, por lo tanto, el dolor.  El diccionario nos da el significado de la palabra anestesia: adormecer acción y efecto de desensibilizar.  Pérdida total del conocimiento o pérdida de la sensibilidad de una parte del cuerpo o en general provocada por la administración de una sustancia química. Básicamente existen 3 tipos de anestesia, la local, la regional y la general.

La anestesia local: Es el procedimiento por el cual se insensibiliza solo la zona donde se realizara el procedimiento, sin alterar el nivel de conciencia. Hay varias formas de anestesia local. Dentro de las más conocidas tenemos las gotas anestésicas que usan los oftalmólogos, las pomadas que se aplican en la piel antes de practicar una punción y la que se administra por medio de una inyección en los procedimientos dentales, para suturar heridas, realizar biopsias de piel o drenajes de abscesos.

La anestesia regional: Consiste en la aplicación de medicamentos anestésicos que bloquean grupos de nervios o una zona de la medula espinal, con el objetivo de anular el dolor en una parte especifica del cuerpo (ambas piernas, zona abdominal baja, un brazo, etc.) Un buen ejemplo es la cirugía de la mano en la que se infiltra el plexo braquial ubicado en la base del cuello para anestesiar completamente la extremidad superior.

Otro tipo de anestesia regional es la anestesia espinal, en sus 2 variantes, la subaracnoidea o raquídea y la epidural, la que permite anestesiar zonas más amplias del cuerpo, como todo el hemicuerpo inferior. Es usada ampliamente en anestesia obstétrica, urológica o en cirugías de las extremidades inferiores. Este tipo de anestesia el paciente permanece despierto o con una sedación suave, sin sensación de dolor, de tal modo que la persona esté más tranquila, relajada y en ocasiones hasta dormida durante la intervención.

La anestesia general: Consigue un estado de inconsciencia total, utilizando una combinación de gases que se inhalan y medicamentos, que se administran por vía endovenosa que producen un bloqueo de todas las sensaciones de dolor y relajación muscular. Este tipo de anestesia es usado en una amplia gama de cirugías que van desde la apendicetomía hasta complejas operaciones cardiacas. Pero para poder aplicar este medicamento de anestesia se necesita a un Médico Anestesista  capacitado y que se especializa en administrar y controlar el medicamento que adormece un área del cuerpo o el cuerpo completo que te ayuda para que te duermas y permanezcas dormido.

Al meditar en la descripción de la anestesia me preguntaba ¿Cuántos de nosotros estamos anestesiados? Tal vez algunos estén totalmente o algunos parcialmente, en todo su ser, o en la mente, o en el corazón, o en su alma, o en su espíritu.  Cuántos de nosotros estamos tan anestesiados, tan dormidos, tan insensibles a las necesidades emocionales, físicas, financieras o espirituales de nuestra familia (esposo (a), hijos),  de nuestros seres más allegados, de nuestros compañeros de trabajo, de escuela, de nuestro alrededor o de nosotros mismos.

El estar anestesiado (a) es estar desensibilizado (a), indiferente, ausente, mediocre, egoísta, duro (a) de corazón, cruel, grosero (a), sin sentimientos, con una actitud fría y calculadora, con una mente y un corazón cauterizado de la verdad y la justicia, sin afecto especialmente al dolor y a la necesidad de los demás y así como también para con uno mismo. También me preguntaba: ¿Qué es o Quién es? o ¿Qué permitimos o a quién permitimos que nos anestesie que nos tenga dormida nuestra mente, corazón, alma y espíritu?

Pues consciente o inconscientemente tomas al médico anestesiólogo más rápido y fácil que encuentras, el cual se llama Satanás que es un experto en anestesiar y también es un experto para ayudarte para que permanezcas insensible, dormido totalmente en el pecado. Dios desea controlar tu mente, pero Satanás también trata de hacer lo mismo poniendo primeramente en tu mente pensamientos negativos hacia Dios, hacia tu persona y hacia los demás, para que te hagas insensible a la Palabra y los mandamientos de Dios, al anestesiarte te aparta de toda sensibilidad espiritual y humana, y cuando ya haya logrado esto prácticamente después tu permites que esos pensamientos bajen y llenen tu corazón permitiendo que tomen el control apagando toda sensibilidad a tu espíritu dejándolo dormido, muerto, porque Satanás sabe que cuando se ha perdido la sensibilidad al Espíritu Santo, dejas el valor al sentido de sentir amor, misericordia y compasión por el dolor de ti mismo y por los demás. En la Palabra de Dios nos dice: Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es el. Proverbios 23: 7, es decir que la información que introducimos a nuestro corazón son los pensamientos que nos invade la mente de las cuales se convierten en emociones y sentimientos y después en actitudes y nuestra actitud es la acción de acuerdo a nuestros pensamientos.

Nuestros pensamientos tienen una importancia vital en nuestra vida, ya que la mente, es la fuente de la inteligencia, la razón, la sabiduría y el conocimiento, con la mente pensamos, planeamos, ideamos y comprendemos, cuando estudiamos las múltiples actividades de la mente o las palabras relacionadas con ella, ocupa un lugar importante en las Sagradas Escrituras. La Palabra de Dios nos demuestran los pensamientos de la voluntad de Dios, pero Dios nos la revelo a nosotros por medio del Espíritu Santo, resulta evidente que el Espíritu Santo tiene precisión de pensamiento, orden, plan e inteligencia, ya que se revela en pensamientos, propósitos y determinaciones. 1 Corintios 2:10 – 11.

Necesitamos tener al Espíritu Santo despierto, avivado, arraigado a nuestro espíritu, en un mismo sentir, en nuestra mente, en nuestro corazón, para poder cumplir la voluntad de Dios en verdad y justicia, en pensamiento, en palabra, en propósito y determinación espiritual.

El evangelista mundialmente conocido Billy Graham escribió lo siguiente: Lo que el hombre cree es muy importante, al igual que el desarrollo de su mente. Debemos crecer intelectualmente en Cristo. Es nuestro deber estudiar para presentarnos a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse así lo dice Dios en su Palabra en 2 Timoteo 2:15. Dios declaro: en Jeremías 31:33 Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Dios le dijo a Josué: en Josué 1:8Sino que de día y de noche meditaras en el, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está en el escrito…. Isaías dijo: Tú guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera… Isaías 26:3.

El Apóstol Pablo nos dice en esto pensad en la Palabra de Dios: No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2.

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. 2 Corintios 10:5.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, EN ESTO PENSAD. Filipenses 4: 8.

Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12.

Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados. Proverbios 16:3.

Dios nos dejo y nos dio a través de la Biblia sus pensamientos, sus propósitos para que llenáramos y nos renováramos nuestra mente y corazón de su voluntad por medio de su Palabra porque Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. (17) a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16 – 17. Al llenar nuestra mente con la Palabra de Dios nuestros pensamientos vienen a ser positivos, correctos y agradables para nuestro corazón teniendo una vida conforme al corazón de Dios, obteniendo la sabiduría Retenga tu corazón  mis razones, guarda mis mandamientos y vivirás.  (5) Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia. No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; (20) Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. (21) No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; (22) porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo. Proverbios 4: 4 -5 – 20 – 22.

Dios también en su grande amor y misericordia envió a su Hijo amado a nuestro Señor y Salvador a morir por cada uno de nosotros, mandando al médico de médicos a Jesucristo al especialista enteramente capacitado para redimirnos de la insensibilidad espiritual donde nos encontrábamos dormidos y muertos en nuestro pecado y maldad, deshaciendo y limpiando toda anestesia que Satanás haya inyectado en todo nuestro ser, ya que a través de su muerte en la cruz, su sangre que derramo nos limpio de toda sustancia química que nos tenia dormidos espiritualmente, cancelando toda obra demoniaca sobre nuestra mente, corazón y espíritu, trayendo vida y una vida en abundancia, en propósito, en el plan perfecto de Dios.

En conclusión podemos decir que no hay nada más terrible que la anestesia espiritual. Ya que esa anestesia duerme el alma y te obliga a vivir en una mentira porque no puedes distinguir lo falso de lo verdadero. Por eso yo te invito que busques ir a la iglesia para que escuches la Palabra de Dios, para que conozcas la verdad y la verdad te hará libre, para que tus pensamientos sean corregidos y ordenados de acuerdo a la voluntad de Dios, y también sean centrados todos tus sentimientos y pensamientos en la roca que en Cristo Jesús en la verdad y justicia divina.

 Por:  Martha Capacetti

Imprimir