• RSS
  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter

Honestidad

Posted by Mujeres De Unción May - 20 - 2011 0 Comment Imprimir

Es el valor esencial del carácter, es probablemente el más grande de todos los valores humanos.

La honestidad es la cualidad de ser honesto, Por lo tanto la palabra hace referencia a aquel que es razonable, integro, justo, verdadero, recto y honrado según detalla el Diccionario de la Real Academia Española.

En otras palabras, la honestidad constituye una cualidad humana que consiste en comportarse y expresarse con sinceridad y coherencia respetando los valores de la justicia y la verdad, actuando en forma  honesta apegándose a la verdad que va mas allá de las buenas intenciones o de sus propios deseos, siendo sinceros con uno mismo y siendo fieles a la promesa hecha a cada persona con quien tratamos y convivimos, así como con Dios mismo.

La honestidad no se limita únicamente a lo que uno dice también reconoce y admite que se equivoca, el verdadero significado del término es la relación entre lo que piensas, dices y haces apegándote a la verdad.

En la Palabra de Dios  Jesús le dijo: Yo soy el camino,  y la verdad, y la vida;  nadie viene al Padre,  sino por mi.  Juan 14: 6.

Así como también dijo y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8: 32.

Cuantas veces tu le prometes a Dios algo que no lo haces, por lo cual esto lleva sus consecuencias, porque tus palabras se deshacen cuando le prometes algo y no lo haces, y se vuelve mucho peor cuando todavía sigues haciéndolo repetidas veces prometiéndole y mintiéndole, por lo cual  esto se vuelve pecado hacia El, o hacia aquella o (as) persona (as) que les prometes algo.

La Biblia NVI Nueva versión Internacional nos dice “En el pecado de sus labios se enreda el malvado, pero el justo sale del aprieto”. Proverbios 12: 13.

Esto quiere decir que las mentiras que se hablan  son un pecado y meterán en dificultades a cualquier persona, pero la persona que habla con sinceridad y verdad esta será su defensa suficiente.

No podemos separar de Dios la verdad y la honestidad, debemos de ser sinceros con El, no debemos prometerle algo que no cumpliremos, no caigamos en ese error, Dios nos bendice a cambio de nada.

Cuantas veces también mentimos a nuestros hijos, padres, hermanos, maestros, pastores, amigos, jefes o esposo (a), diciendo lo que no es, o prometiendo lo que nunca vamos a cumplir, debemos de reflexionar en cuanto lo que decimos, no erremos, ni nos enlacemos con nuestras propias palabras, Satanás es el padre de la mentira como lo dice en la Palabra de Dios “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira”. Juan 8: 44.

La persona que miente se hace un daño a sí misma, ya que la mentira es auto destructora.

Hay algunos tipos de personas que son o dicen ser honestas.

  • La persona que realiza un objetivo de cumplir sus propios deseos.
  • La persona que no busca su propio interés, sino el principio moral de la justicia, basándose en la reciprocidad.
  • La persona que necesita la auto comprensión para poder comprender a los demás.

La honestidad es genuina, franca y abierta o más bien diciendo transparente, diciendo a cada persona la verdad con respeto.

Si nosotros conocemos la verdad por medio de la Palabra de Dios, la cual nos hizo libres, porque entonces seguir atados con los dichos de nuestra boca, ¿a quién queremos engañar?, acaso no a nosotros mismos nos engañamos primeramente, porque a Dios no lo engañamos, porque él sabe todas las cosas, todas nuestras intenciones, pensamientos, hasta lo más profundo de nuestro ser,  de nuestra alma,  debemos aprender a decir la verdad primeramente con el Señor Todopoderoso y también hacia los demás, en la Biblia dice que Estas son las cosas que habéis de hacer: Hablad verdad cada cual con su prójimo, juzgad según la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas.  Zacarías 8: 16, debemos de tener el valor suficiente para permanecer en la verdad y decir la verdad, de enfrentarnos a nosotros mismos, y enfrentar las consecuencias de nuestras mentiras, reconociendo que pecamos y combatiéndolas con la acción de la justicia y la verdad por medio de la Palabra de Dios y de nuestro Señor Jesucristo.

En la Biblia de Referencia Thompson Reina – Valera 1960 la palabra VALOR significa PRECIO y nosotros debemos pagar un precio para tener el valor suficiente de confrontar nuestros hechos, ya sea de pensamiento, de palabra o de hecho para poder restituir nuestra honestidad ante Dios y con todos los demás, dice un dicho es de sabios reconocer que nos equivocamos y cambiar, seamos sabios y cambiemos nuestra manera de pensar, de hablar y de hacer.

El valor de la honestidad es visible de cada acción que se realiza. 

Si reflexionamos en esto, lo aprendemos y lo ponemos por practica en cada uno de nosotros, para poder enseñarles a nuestros hijos esa nueva generación que será el futuro del mañana en la sociedad, para que puedan dar el fruto de la honestidad y respeto hacia la verdad y la justicia, se acabarían muchas de las situaciones críticas en la vida de cada persona.   Ya que al momento de tener el valor de decir la verdad y de confrontar toda clase de mentira o engaño que se haya dicho o hecho, evitaríamos tantas separaciones como por ejemplo:

  • La relación o comunión intima con Dios
  • Toda una vida matrimonial
  • La relación y comunión con nuestros hijos, familiares, amigos, etc.
  • En el Trabajo.
  • En la Iglesia.

Y tantas cosas que les pudiera nombrar, pero lo importante que deseo que vean es que NO existirían los altos índices de  divorcios, de inseguridad, de robos, de fraudes, de drogadicción, de crímenes, de mortandad, de suicidios, de corrupción, se evitaría tantas enfermedades como la depresión, preocupación, ansiedad, alta presión,  temor, etc., así como también la violación en contra de nuestra persona y muchos más, como evitaríamos todos estos sucesos en el diario vivir, si tan solo tuviéramos el VALOR de ser HONESTOS y pagar el PRECIO de permanecer en la verdad y la justicia por medio de su Palabra  y en su Hijo Amado, nuestro único Señor y Salvador Jesucristo, quien pago el precio por cada uno de nosotros en la cruz del calvario y por medio de su Sangre, hemos sido limpiados de todo pecado y toda maldad. Todos necesitamos del amor que nunca falla, del perdón y esperanza de un Dios que salva, el cual nos lo muestra a través de su Hijo Amado, así como escrito esta en su Palabra.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.  (9) Pues mucho más, estando justificados en su sangre, por El seremos salvos de la ira. (10) Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Romanos 5: 8 – 10.

Oremos a Dios por medio del nombre de nuestro Señor Jesucristo para que nos dé el valor esencial del carácter de la HONESTIDAD y desarrollemos en nosotros el fruto de la verdad y de la justicia siendo siempre fieles y sinceros para con Dios y todos los que nos rodean en nuestro diario vivir.

LA HONESTIDAD ES SIMPLEMENTE DARLE TODO EL HONOR, LA GLORIA Y LA HONRA A DIOS.

Señor te doy gracias por la oportunidad que me das de poder compartir, de enseñar y aprender más en tu Palabra para ponerla por obra en mi  vida y así poder ser una persona conforme a tu voluntad de acuerdo a tu verdad y justicia. Gracias te doy en el precioso nombre de tu Hijo Amado mi Señor y Salvador Jesucristo.

 

Por Martha De Santiago

 

Imprimir